Limodorum abortivum - Limodoro



El Limodoro es una planta herbácea de la familia de las orquidáceas que puede alcanzar portes de hasta 60 centímetros, es una planta sin clorofila, por lo que se desarrolla bien de manera saprófita, descomponiendo restos de materia orgánica, o bien, de manera parásita, atacando raíces de árboles y arbustos.

Desarrolla un corto rizoma horizontal del que parte un tallo cilíndrico de color púrpura o violáceo. No tiene hojas propiamente dichas, sino que éstas se han transformado en escamas abrazadoras de color entre violeta y verdoso, de ahí viene lo de abortivum, hojas abortadas. Las flores se agrupan en inflorescencias muy numerosas, son de gran tamaño y de color también violáceo, poseen además un largo y algo curvado espolón, característica fundamental para distinguirlo de otros Limodoros como L. trabutianum.

Florece entre los meses de abril y julio y habita en los claros de encinares y carrascales de naturaleza calcárea donde exista cierta frescura, humedad y materia en descomposición. Es una especie bastante escasa que suele crecer además a cierta altitud sobre el nivel del mar, más o menos a partir de 1.000-1.100 metros, por lo que me gustaría hacer un llamamiento para su conservación, así como la de los ecosistemas donde habita.



Como curiosidad, he leído que esta especie establece relaciones simbióticas con algunos hongos, a través de micorrizas, obteniendo también de esta manera sus nutrientes.

Ambas fotografías fueron realizadas a mediados del pasado mes de junio en la zona suroeste de la provincia de Soria.


Clase - Liliopsida; Orden - Asparagales; Familia - Orchidaceae
Género - Limodorum; Especie - Limodorum abortivum

100mm; f13; 1/200; 100ISO; Flash
100mm; f5,6; 1/200; 100ISO; Flash

12 comentarios :

  1. hermosísima foto la primera¡¡¡

    no tenía el gusto de conocerla; seguimos aprendiendo, maestro...:)

    saludos

    ResponderEliminar
  2. Muy buena foto y curiosa planta.

    Que la cuiden, que yo aún no la he visto.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Qué gozada de orquídea, en el mediterráneo deberíamos hacer conocer mejor a esta familia tan propia de nuestros paisajes, tienen adaptaciones y modos de vida impresionantes, como ya comenté en tu post de Ophrys lutea. Saludos naturalistas.

    ResponderEliminar
  4. Vista de cerca, me recuerda un poco a la Iris germanica, pero vista la planta entera no, claro.

    Como dice Pilar, seguimos aprendiendo con tus estupendas fotos. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Muy buenas ambas tomas, tanto el detalle como el porte completo. Por las sierras del sureste es raro encontrarlas, siempre a orillas de zonas encharcadas, y desaparecen pronto, apenas comienza el verano (por aquí el agua aguanta poco)
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Pilar, pero lo de maestro me queda bastante grande...
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Pues venías con nosotros ese día Carlos, porque Jaime y Ángela también la vieron.
    Irías en otro grupillo..
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Si es verdad que son una pasada, y en ocasiones complicadas de identificar porque se hibridan con mucha facilidad...
    Saludos Naturalistas

    ResponderEliminar
  9. Gracias Elvira, todos aprendemos que es lo importante!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Gracias Juan! Parece que no son muy abundantes en ninguna parte, espero que se tenga en cuenta para su consevación...
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Son una pasada estos seres, como aparentemente de la "nada" surgen esas maravillas de flores,
    como bien dices si que conviven con micorrizas y como la mayoría de las orquídeas también necesitan de esos hongos para poder germinar,y ojalá podemos seguir viéndolas,
    Tengo una población localizada y cada año me paso a contemplarla por ahora no me ha fallado la cita,
    Saludos,

    ResponderEliminar
  12. Es verdad Bibiano, son increibles!!
    Lo de las micorrizas lo había leído en un par de sitios y me llamó la atención... Yo también espero que podamos seguir viéndolas pero no sólo nosotros, sino las generaciones venideras también.
    Saludos

    ResponderEliminar

¡Bienvenidos a Reflejos de Biodiversidad y muchas gracias por comentar!