Ceratiomyxa fruticulosa




El que hoy os presento es un Myxomycete un tanto peculiar, ya que pertenece al único género (Ceratiomyxa) que forma el orden de los Ceratiomyxales, el cual , destaca porque las esporas se producen de manera exógena, es decir, en la superficie exterior de los esporóforos, no en el interior como en todos los otros Myxomycetes.

Son inconfundibles, ya que se agrupan formando un manto de pequeñas estructuras alargadas, a veces sencillas y en otras ocasiones ramificadas, de no más de 5-6 milímetros de altura, color blanco o casi transparente y textura gelatinosa en tiempo húmedo.

Es un Myxomycete bastante común, aunque difícil de ver debido a su pequeño tamaño, incluso en ocasiones hay que buscarlo levantando algún resto leñoso para ver si hay suerte y lo encontramos en la parte que está en contacto con el suelo.

Crece siempre sobre madera, aunque tiene preferencia por la madera de hayas, yo al menos siempre lo he visto allí. Como las fotos están hechas en la provincia de Segovia y aquí sólo tenemos un hayedo, bastante extraordinario por cierto, pues no hace falta decir nada más, simplemente que la fotografía esta realizada a finales del mes de junio... (Lástima que por aquel entonces no tuviera mi objetivo macro para haber sacado más en detalle esos cuernecillos)

Su nombre deriva del griego keration = pequeño cuerno, y myxa = mucosidad, es decir, cuernecillos gelatinosos, como se aprecia en la fotografía.


Clase - Myxomycetes ; Orden - Ceratiomyxales; Familia - Ceratiomyxaceae
Género - Ceratiomyxa; Especie - Ceratiomyxa fruticulosa

50mm; f11; 1Seg; 200ISO; Trípode