Dendrocollybia racemosa



Hoy tengo el gusto de presentaros una de esas especies micológicas que por su rareza y en especial por su belleza, deberían intentar conservarse y protegerse en la mayor medida que fuera posible, no sólo incluyéndola en alguna lista roja como aparece actualmente.

Afortunadamente su pequeño tamaño y sus colores apagados suelen ayudarle a pasar desapercibida ante depredadores de todo tipo, me refiero principalmente a aquellos seteros que tienen por costumbre cogerlo todo para ver con que pueden llenar la andorga.

El porte general no supera normalmente los 3-4 centímetros, su sombrero mide alrededor de un centímetro de diámetro, es algo cónico o casi plano y de color grisáceo-parduzco con el mamelón central más oscuro; pero lo que realmente llama la atención de esta seta es su bello y poco común píe, que está adornado en toda su longitud por pequeñas ramitas terminadas en un engrosamiento cartilaginoso, en el que se generan esporas asexuales, llamadas conidios.

Otro dato importante a tener en cuenta es que esta seta se desarrolla a través de un pequeño esclerocio de color negruzco (estructura de resistencia - reserva), al igual que otras colibias como Collybia tuberosa o C. cookei, esto significa que si conocemos donde se ubican estos esclerocios tendremos localizadas las setas, porque crecerá siempre en el mismo lugar, hasta que éste se agote. Esto a su vez conlleva una gran fragilidad, ya que si dañamos o nos llevamos el esclerocio, la seta dejará de desarrollarse.

Crece durante el otoño en zonas húmedas y musgosas en el interior de los bosques, descomponiendo restos de otras setas. Las de la foto en concreto, las encontramos en la montaña palentina el pasado otoño, junto con algunas otras.

Como curiosidad añadir que el mismo día que encontramos estos ejemplares coincidimos con un conocido micólogo español, con multitud de publicaciones, estudios y dilatada experiencia, que nos comentó que en toda su carrera como científico jamás la había encontrado, así que aquel día nos sentimos afortunados por haber podido contemplarla y fotografiarla, como no muchos han podido hacer.


Subdivisión - Basidiomycotina; Orden - Tricholomatales; Familia - Marasmiaceae
Género - Dendrocollybia; Especie - Dendrocollybia racemosa

100mm; f4; 1/10; 100ISO; Trípode, Dos Flashes y Reflector

7 comentarios :

  1. Creo que antes jamas la habia visto.

    Muy curiosa y bonita.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Bonito y curioso hongo con un pie que recuerda al tronco de un pino silvestre.

    La seta con las ramas cortadas, jejejejeje

    ResponderEliminar
  3. Y nosotros somos unos afortunados por haberla conocido en tu blog. Gracias.
    Siempre me han fascinado más las pequeñas setas que las grandes, suelen ser insuperables en cuanto a formas, colores y los "bosquecillos" que llegan a formar sobre las superficies en putrefacción.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro mucho de que nos enseñes esta maravilla. Jamás había visto un basidioniceto con pie ramificado. Preciosa. Y la información super interesante.

    ResponderEliminar
  5. Una especie bien interesante. Una sorpresa haberla encontrado aquí
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Una entrada de lujo. Muchas gracias, Raúl, por compartir la imagen e información de una especie tan bella, interesante y singular.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todos por pasaros a visitarme y comentar!!

    Un fuerte abrazo.

    PD: Os dejo nuevo material!!

    ResponderEliminar

¡Bienvenidos a Reflejos de Biodiversidad y muchas gracias por comentar!