Erebia triaria - Montañesa Vacilante


El género Erebia es, al menos para mi, uno de los más complicados al existir gran número de especies y todas ellas muy similares, con los mismos colores pardos y marrones y poca variabilidad en cuanto a ornamentación se refiere.

La montañesa vacilante será probablemente la más abundante y fácil de reconocer de todo este grupo de ninfálidos, concrétamente de la subfamilia de los Satíridos (Satyrinae).

Posee un tamaño medio, de entre 3 y 4 centímetros de envergadura, su anverso, mostrado en la segunda fotografía, es de color marrón oscuro, en él aparece una banda de color anaranjado con una serie de ocelos o puntos negros con el centro blanco. El reverso es prácticamente idéntico, siendo las hembras algo mayores y de coloración ligeramente más clara que los machos.

Sus plantas nutricias las conforman diversas gramíneas (Poa sp., Lolium sp., etc) habitando zonas de montaña donde ocupan claros de bosques y praderas floridas, por lo que es frecuente encontrarla en las zonas de sierra de toda la provincia de Segovia.

Su periodo de vuelo se distribuye entre mayo y julio, desarrollando una única generación.


Las fotografías se hicieron a mediados de junio del pasado año en la Sierra de Ayllón y ambas tomadas con luz natural. La primera en una zona sombría bajo los robles, donde las condiciones de luz no eran precisamente buenas, al menos, la mariposa colaboró, y la segunda a pleno sol en una ladera bastante brillante.


Clase - Insecta; Orden - Lepidoptera; Familia - Nymphalidae
Género - Erebia; Especie - Erebia triaria

70mm; f6,3; 1/40; 400ISO
70mm; f8; 1/200; 100ISO

2 comentarios :

  1. ¡Espectacular!
    Esa primera fotografía, en una posición inclinada ¡Ay, como me gusta!.

    Aunque sé que lo importante es que se vea lo máximo posible de la mariposa ¡y con lo difícil que es pillarlas! a veces un ángulo distinto al frontal puede hacer que el resultado de la fotografía sea más creativo y artístico.
    En mi opinión ¡esta está genial!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias Montse! Me alegra mucho que te guste, aunque gran parte del mérito fue de la mariposa, que como estaba a la sombra no le apeteció moverse mucho y me dejó acercarme sin problemas. Además la foto se hizo en una ladera bastante empinada por lo que pude hacerle la foto desde abajo.
    Besos

    ResponderEliminar

¡Bienvenidos a Reflejos de Biodiversidad y muchas gracias por comentar!