Tubifera Ferruginosa - Myxomycetes II




Continuando con la serie iniciada fechas atrás sobre Myxomycetes u Hongos Mucilaginosos, voy a hablaros hoy sobre los tipos de esporóforos (estructuras encargadas de generar y albergar las esporas), lo que en los hongos que habitualmente conocemos se denominaría seta.

- El primer tipo es el Esporocarpo, son de muy pequeño tamaño, como mucho algún milímetro, formándose multitud de ellos a partir de un único plasmodio. Los géneros más habituales son Arcyria y Comatricha.

- El Segundo tipo es el Etalio, los de mayor tamaño, varios centímetros como máximo. Los géneros más comunes son Lycogala, Fuligo o Mucilago, todos muy conocidos y "sencillos" de identificar.

- El tercer tipo es el Pseudoetalio, en el cual los cuerpos fructíferos crecen tan apretados que parece como si formasen una única unidad. Como género representativo tendríamos Tubifera.

- El cuarto y último tipo es el Plamodiocarpo, estructura ramificada con aspecto de plasmodio que posee por ejemplo el género Hemitrichia.

El que os presento hoy es un Myxomycete de colores espectaculares y llamativos, del tipo Pseudoetalio, ya que los cilíndricos esporcarpos, como se puede observar en la fotografía, están tan apretados que parece como si formasen un único ente. No sobrepasa su tamaño general los dos o tres centímetros y adquiere habitualmente una forma más o menos hemisférica.

Es una especie de ecología lignícola, es decir, que crece sobre madera y normalmente de pinos, siendo además bastante frecuente y fácil de encontrar.

La fotografía se realizó a finales del mes de mayo sobre un tronco caído de pino a orillas del Río Cega, junto a éste y de color rosado, se observa también en la fotografía otro Myxomycete muy común como es Lycogala epidendrum, sobre la que ya hablaré más detenidamente...


Clase - Myxomycetes ; Orden - Liceales; Familia - Reticulariaceae
Género - Tubifera; Especie - Tubifera ferruginosa

55mm; f5,6; 1/50; 100 ISO; Trípode

14 comentarios :

  1. ¡Pero qué colores! Impresionante.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. preciosa la foto, sí señor...

    el texto me viene más difícil :)

    ¿se pueden comer estos, profe? es que parecen dulcecitos de yema de huevo, jajaja

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Preciosa Ramuol, con un color envidiable.
    Del texto ni te cuento. Una Enciclopedia. A pesar de eso yo no me atrevo a coger setas, me quedé en los conocidos "coprinus comatus". El resto por desconocimiento me dan miedo. Creo que es los mejor que se puede hacer. Prudencia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Una foto muy bonita Raúl¡ siempre se agradece que nos dejes ver las cosas un poquito más grandes, porque entre el tamaño de la seta y la miopia... Un beso

    ResponderEliminar
  5. Me gusta la foto, pero más la explicación, aunque la he tenido que leer dos veces, para enterarme de algo.
    Gracias por compartir tus conocimientos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Gracias Pilar!

    Después de publicarlo me he dado cuenta de que el texto puede ser un poco arduo y excesivamente riguroso, al fin y al cabo esto es un simple blog, así que intentaré hacerlo más ameno para la próxima...

    Jeje, por poderse comer, se puede comer hasta un tapón de corcho de una botella de vino, pero ¿Tú te lo comerías? Si te refieres a si es tóxico, pues no lo creo pero de ese tema no me gusta hablar mucho, puede ser peligroso y se puede mal interpretar la información, además tampoco quiero fomentar la micofagia, es algo que cada vez me molesta más..

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Gracias Jorreto! Coincido contigo al 1000%, prudencia y respeto son las palabras exactas, aunque por desgracia no se están teniendo mucho en cuanta, y cada vez con mayor frecuencia.
    Si no se fomentará tanto su consumo creo que otro gallo cantaría, pero hay muchos intereses de por medio, que pena!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Gracias Ángela! Aunque algún día me voy a dejar la vista por ahí perdida por buscar estas miniaturas, jeje
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Gracias Carlos, pero no he puesto nada que no supieras ya, seguro que lo tienes bien anotado en el disco duro de la charla del otro día...
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. La foto está que se sale, el color y la nitidez son extraordinarios, sin olvidar el encuadre. Luego si aun encima acompañas la foto de tan estupenda explicación entonces ya es la reoca :)

    Un saludiño.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias Merce, me alegra un montón que te guste! La reoca, jeje, que bueno...
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. ¡Ay, Ramuol, que vista tienes! seguro que yo no encontraba ninguno de esos ni aunque llevaran lucecitas.
    Una foto perfecta y me sumo a la campaña prudencial de abstenerse en comer hongos y setas desconocidos, yo no me atrevería. De hecho encuentro algunas especies de setas pero soy incapaz de comérmelas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Si, sólo es cuestión de fijarse un poco, seguro que tu también las encontrarías.
    Yo no como setas o muy muy poco, pero cada uno es libre de hacer lo que buenamente quiera, eso sí, no será porque yo le haya dicho nada, jeje.
    Besos

    ResponderEliminar

¡Bienvenidos a Reflejos de Biodiversidad y muchas gracias por comentar!