Leocarpus fragilis - Myxomycetes III



Después de haber hablado de su ubicación taxonómica en Myxomycetes I y de los tipos de esporóforos que desarrollan estos individuos en Myxomycetes II, vamos hoy con la tercera entrega para seguir conociendo más en profundidad a estos maravillosos seres, hablaremos para ello sobre su Ciclo Biológico.

Como ya dije al iniciar esta serie, los Myxomycetes poseen dos fases de reproducción, que son:

Fase asexual: Si partimos de que un esporóforo o cuerpo fructífero totalmente desarrollado tiene una única misión, que es la dispersión de sus esporas. Un vez que ésta se haya realizado, si las condiciones ambientales son adecuadas, dichas esporas germinarán dando lugar a dos tipos de células capaces de moverse por el medio, el primer tipo serán las Células Flageladas, provistas de flagelos, que solamente se originarán si las condiciones de humedad al germinar son elevadas, el segundo tipo serán las Myxamebas, provistas de pseudopodos, que sólo se originarán cuando las condiciones de humedad al germinar sean bajas.

En condiciones ambientales adecuadas y de presencia de nutrientes, estas células comenzarán a alimentarse por Fagocitosis de bacterias y otras partículas, multiplicándose abundantemente por procesos de mitosis.

Fase sexual: Cuando dos células de las anteriormente citadas se unan, darán lugar a un zigoto , el cual, irá aumentando su tamaño mediante divisiones mitóticas del núcleo, originando una estructura con múltiples núcleos llamada Plasmodio, el cual, posee también capacidad de moverse, fagocitar y unirse con otros plasmodios.

Este Plasmodio puede tener dos vías de desarrollo, una "vía normal" en condiciones ambientales favorables, en la que dicho plasmodio originará nuevos esporóforos, o una "vía extraordinaria", en condiciones ambientales desfavorables, en la que el plasmodio pasará a formar una estructura dura, de resistencia, que se denomina Esclerocio y en la que permanecerá hasta que las condiciones sean de nuevo favorables para desarrollar su ciclo reproductivo, volviendo así al estado de plasmodio y generando seguidamente los esporóforos.



El que hoy os presento, Leocarpus fragilis, es un Myxomycete muy abundante y sencillo de identificar, con unos colores amarillo anaranjados espectaculares en la juventud, que se vuelven pardo-rojizos al madurar, como muestran ambas fotografías.

Son de pequeño tamaño, 1 o 2 milímetros de diámetro, pero crecen muy agrupados formando una masa en ocasiones de varios centímetros. Tienen forma esférica o piriforme, a veces con un diminuto pie y en su composición aparecen estructuras de carbonato cálcico, como es típico en el Orden Physarales, al que pertenece.

Podemos encontrarlo casi sobre cualquier sustrato pero con preferencia sobre madera, como la primera fotografía o acículas de pino, como la segunda, e incluso sobre el suelo.

Su nombre deriva de Leo = liso, pulido y Carpus = fruto, debido a ese peridio liso y brillante que poseen sus fructificaciones.

La primera fotografía la realicé a finales del pasado mes de octubre en la Sierra de Guadarrama, cerca de la localidad de San Rafael, pero la segunda tiene ya unos cuantos años, de cuando empezaba a interesarme por este mundo, y está hecha junto al Río Cega con una compacta totalmente automática y a la que he tenido que hacer un recorte...


Clase - Myxomycetes ; Orden - Physarales; Familia - Physaraceae
Género - Leocarpus; Especie - Leocarpus fragilis

100mm; f8; 1/2; 100ISO; Flash y Trípode
24mm; f2,8; 1/20; 200 ISO; Trípode