Leocarpus fragilis - Myxomycetes III



Después de haber hablado de su ubicación taxonómica en Myxomycetes I y de los tipos de esporóforos que desarrollan estos individuos en Myxomycetes II, vamos hoy con la tercera entrega para seguir conociendo más en profundidad a estos maravillosos seres, hablaremos para ello sobre su Ciclo Biológico.

Como ya dije al iniciar esta serie, los Myxomycetes poseen dos fases de reproducción, que son:

Fase asexual: Si partimos de que un esporóforo o cuerpo fructífero totalmente desarrollado tiene una única misión, que es la dispersión de sus esporas. Un vez que ésta se haya realizado, si las condiciones ambientales son adecuadas, dichas esporas germinarán dando lugar a dos tipos de células capaces de moverse por el medio, el primer tipo serán las Células Flageladas, provistas de flagelos, que solamente se originarán si las condiciones de humedad al germinar son elevadas, el segundo tipo serán las Myxamebas, provistas de pseudopodos, que sólo se originarán cuando las condiciones de humedad al germinar sean bajas.

En condiciones ambientales adecuadas y de presencia de nutrientes, estas células comenzarán a alimentarse por Fagocitosis de bacterias y otras partículas, multiplicándose abundantemente por procesos de mitosis.

Fase sexual: Cuando dos células de las anteriormente citadas se unan, darán lugar a un zigoto , el cual, irá aumentando su tamaño mediante divisiones mitóticas del núcleo, originando una estructura con múltiples núcleos llamada Plasmodio, el cual, posee también capacidad de moverse, fagocitar y unirse con otros plasmodios.

Este Plasmodio puede tener dos vías de desarrollo, una "vía normal" en condiciones ambientales favorables, en la que dicho plasmodio originará nuevos esporóforos, o una "vía extraordinaria", en condiciones ambientales desfavorables, en la que el plasmodio pasará a formar una estructura dura, de resistencia, que se denomina Esclerocio y en la que permanecerá hasta que las condiciones sean de nuevo favorables para desarrollar su ciclo reproductivo, volviendo así al estado de plasmodio y generando seguidamente los esporóforos.



El que hoy os presento, Leocarpus fragilis, es un Myxomycete muy abundante y sencillo de identificar, con unos colores amarillo anaranjados espectaculares en la juventud, que se vuelven pardo-rojizos al madurar, como muestran ambas fotografías.

Son de pequeño tamaño, 1 o 2 milímetros de diámetro, pero crecen muy agrupados formando una masa en ocasiones de varios centímetros. Tienen forma esférica o piriforme, a veces con un diminuto pie y en su composición aparecen estructuras de carbonato cálcico, como es típico en el Orden Physarales, al que pertenece.

Podemos encontrarlo casi sobre cualquier sustrato pero con preferencia sobre madera, como la primera fotografía o acículas de pino, como la segunda, e incluso sobre el suelo.

Su nombre deriva de Leo = liso, pulido y Carpus = fruto, debido a ese peridio liso y brillante que poseen sus fructificaciones.

La primera fotografía la realicé a finales del pasado mes de octubre en la Sierra de Guadarrama, cerca de la localidad de San Rafael, pero la segunda tiene ya unos cuantos años, de cuando empezaba a interesarme por este mundo, y está hecha junto al Río Cega con una compacta totalmente automática y a la que he tenido que hacer un recorte...


Clase - Myxomycetes ; Orden - Physarales; Familia - Physaraceae
Género - Leocarpus; Especie - Leocarpus fragilis

100mm; f8; 1/2; 100ISO; Flash y Trípode
24mm; f2,8; 1/20; 200 ISO; Trípode

26 comentarios :

  1. gran leccion de micologia,
    casualmente este domingo descubri algun grupilo de esta increible especie.
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Fantastica la documentacion! a veces suelo salir a caminar por el monte, aprenderé a fijarme y posiblemente trataré de esforzarme en alguna identificacion con la ayuda de tu blog :)

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  3. Que curiosidades mas bonitas tiene la naturaleza...nos tendremos que fijar mejor...
    Gracias por tu informacion y tus preciosas fotografias.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué pasada! con lo que cuesta hacer tomas aasí...hongos, líquenes y demás familia siempre se me resisten..Enhorabuena, Ramoul

    ResponderEliminar
  5. Ramuol, este tema de la micología me resulta fascinante.
    Pensar que hay un mundo diminuto muy cerca de nosotros y del que apenas sabemos me está haciendo valorar más todos y cada uno de los rincones que veo en la naturaleza.
    ¡Y todo gracias a tí!
    Eres un cielo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Buenas tomas con excelente documentación, saludos

    ResponderEliminar
  7. Felicidades, un estupendo blog con calidad, rigor y una cantidad impresionante de informacion.
    Te seguire atentamente.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Hola Raúl¡ La verdad es que la foto es una maravilla y la información que la acompaña tambien. Enhorabuena¡ Besos (ya si me funciona gracias por la ayuda)

    ResponderEliminar
  9. Apostaría que no he vito estos en mi vida y fotogénicos son un rato. Habrá que prestar más atención
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Espléndidas tomas, Ramuol, de unos seres muy bellos y de biología extraordinariamente sofisticada.

    Gracias por mostrárnoslos.

    ResponderEliminar
  11. Hay que ver que cosas os encontrais en el campo los que sabeis de estas cosas... es una preciosidad, con un color sanisimo, aunque cualquiera le mete el diente....jejejejj
    Saludos Raul

    ResponderEliminar
  12. Creo que a estos sí que me los he encontrado en alguno de mis paseos. Nada me hizo pensar en hongos más bien en pequeños huevos de algún insecto...qué equivocado estaba...

    De todas formas reconocerás que son un poco "alien"... (je)

    ResponderEliminar
  13. Bienvenido al Blog Juan Carlos!!
    En general es bastante común, pero tiene la dificultad de que no es fácil de ver...
    Saludos y gracias

    ResponderEliminar
  14. Gracias Merce! Seguro que esta la encuentras, es bastante frecuente!!
    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  15. Gracias Mª Ángeles! Esto es sólo una muestra de los tesoros que guarda la naturaleza, simplemente tenemos que dedicarle algo de tiempo y tranquilidad y las cosas aparecen...
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Gracias Silvia! Es cuestión de paciencia, pero no siempre las condiciones acompañan para realizar una buena fotografía...
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Muchas Gracias Montse! La micología es un mundo maravilloso si lo sabemos mirar con los ojos que se merece, y que nada tiene que ver con si una seta se como o no, es un mundo que va muchísimo más lejos... Ya veo que tus ojos saben mirar muy lejos!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Gracias Daniel, y bienvenido al Blog!! Está disponible para siempre que quieras pasarte!!

    Un Saludo compañero, que yo también soy forestal.

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias Ángela! Ya sabes!
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Gracias a ti Javier por pasarte por aquí. Echaré un ojo a tu blog que ya llevaba tiempo sin leerte...
    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Seguro que los encuentras Juan, por estas tierras de pinares son relativamente abundantes en otoño, incluso en invierno a veces...
    Saludos

    ResponderEliminar
  22. Si que es verdad Jorreto son "cosas" un tanto raras estos myxomycetes pero son espectacularmente llamativos en cuanto a formas y colores...
    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Seguro que si Anzaga, sino los has encontrado, los encontrarás antes o después...

    Saludos

    Bueno, un poco alien si son, jeje

    ResponderEliminar
  24. Perfectas imágenes y buen desarrollo de la descripción.
    salud amigo

    ResponderEliminar
  25. Muchas gracias TCR63, me alegro que de que te guste, y más sabiendo que la micología es uno de tus fuertes...
    Salud

    ResponderEliminar

¡Bienvenidos a Reflejos de Biodiversidad y muchas gracias por comentar!