Russula sanguinea



Inmersos ya en pleno otoño, son muchos los aficionados que campean por nuestros montes en busca de esas setas tan apreciadas para los que gustan de su consumo. Siento decir que de un tiempo a esta parte tengo un sentimiento de rechazo hacia estas personas que sólo ven en las setas uno, dos o tres tenedores, que es así como las catalogan desgraciadamente en algunas guías.

Imagino que será por el grave deterioro que se produce en nuestros montes debido a las malas prácticas y a la extracción abusiva en muchos casos, y no hace falta nada más que darse una vuelta un lunes por la mañana por un monte en el que se hayan cogido setas durante el fin de semana.

Desde la Asociación Micológica y Botánica Ribera del Malucas, hemos siempre defendido que lo principal es la conservación de los hongos y para ello no nos cansamos de realizar actividades encaminadas a ello, (cursos, exposciones, conferencias, etc) dejando de lado todo el aspecto gastronómico (en 7 años que llevamos funcionando todavía no se ha dado una charla sobre cocina micológica o similar) y siempre intentando que no ocurra lo que desgraciadamente sucede todos los otoños que la fructificación de setas es más elevada, las tan temidas intoxicaciones. Y es que en los últimos días han sido alrededor de 15 las personas intoxicadas gravemente con Amanita phalliodes, cosa que no debiera suceder sino se perdiera el respeto hacia estos seres tan extraordinarios.

Mi punto de vista es totalmente utópico, lo sé, pero me gustaría que las setas se valoraran exactamente igual que la flora, la fauna o el paisaje, un elemento más del que disfrutar en nuestros paseos por el campo, por este motivo, nunca hago referencia a la comestibilidad de las setas en mis entradas (y nunca lo haré) ya que me gustaría que se empezarán a ver con otros ojos, sabiendo que su labor en el medio es tan importante como la de cualquier otro ser vivo.

Después de esta reflexión, me gustaría presentaros hoy esta bonita seta del orden de los Russulales, la Russula sanguinea, antiguamente denominada Russula sanguinaria.

Es este un género al que es muy sencillo llegar, debido a que todas las setas que lo conforman poseen una textura granulosa (rompen como una tiza) y carecen de latex (propio del género lactarius, aunque no exclusivo), pero que una vez en él es muy complejo determinar muchas de las especies, ya que el parecido hace que el uso del microscopio y las claves de color de la esporada sean prácticamente inevitables.

La descripción detallada la podemos encontrar en cualquier guía un poco decente, pero como principales características podemos resaltar: un sombrero deprimido en la parte central, con el margen irregular y algo incurvado, de cutícula no separable y de un intenso color rojo que recuerda al de la sangre, unas laminas son de color cremoso, como la esporada, y el pie concoloro con el sombrero en la parte alta y central, y más claro hacia la base.

Micorriza con pinos, como podéis apreciar en la fotografía, fructificando durante el otoño aunque no de forma abundante. Podemos confundirla con otras Russulas de colores similares y también típicas de los pinares como R. drimeia o R. torulosa, de colores púrpuras o vinosos.

La fotografía la realicé el pasado otoño en un pinar cercano a Navalmanzano, en una salida didáctica con una asociación cultural de un pueblo vecino al nuestro.


Subdivisión - Basidiomycotina; Orden - Russulales; Familia - Russulaceae
Género - Russula; Especie - Russula sanguinea

50mm; f10; 1/10; 100ISO; +0,3 EV; Trípode

15 comentarios :

  1. No recuerdo haber visto nada parecido antes.

    Gracias por tanta y buena información.

    La foto es muy bonita.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Gracias por las maravillosas informaciones sobe este tema tan interesante y sobre todo de un sabor exquisito.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. A mi desde el punto de vista culinario me dan mas miedo que otra cosa... además, mientras quede jamon del bueno, que cunnus.
    Eso si, fotograficamente dan para mucho, son preciosas y se dejan retratar sin quejarse.
    Un abrazo Raul,

    ResponderEliminar
  4. Muy buena foto.
    Estoy de acuerdo y es muy interesante tu comentario sobre las setas, espero que no tengas nada personal contra los que recogemos unos cuantos ejemplares para merendar o cenar, no nos gustaría pasar por unos de esos que lo van arrasando todo. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Tienes toda la razón con tu reflexión sobre la creciente agresión sobre las setas que se ve en montes y bosques. Cada vez se ve más gente que va a saco a por setas y los que disfrutan dándolas patadas. Entre unos y otros la presión sobre estos seres tan especiales va en aumento y poco a poco se están estinguiendo en muchas zonas donde antes eran habituales.

    Saludos,

    Lourdes y Jesús

    ResponderEliminar
  6. Es una pena toparnos a veces de todo por el monte,botes,bolsas,y basura en general,dejando bien claro que el interes de algunos por la naturaleza es meramente culinario.
    Muy buena la foto y la explicación como es constumbre en este sitio.
    Saludos compañero.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué bonita!! Me encanta su colorido otoñal. A ver si entre todos cuidamos bien la naturaleza.

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Hola Raúl, ante todo felicitarte por el comentario y la preciosa imagen que nos brindas donde se observa una gran sensibilidad y respeto al medio natural mostrando todos los detalles de la especie sin necesidad de colocar todas las del alrededor como se observa en muchas fotos que circulan por internet y alguna que otra guía, respecto a recolección de setas para comer estoy de acuerdo contigo en parte, desde mi punto de vista el aficionado que recoge para autoconsumo unos cuantos níscalos, boletus, agaricus ó lepiotas no me parece que hagan mucho daño, siempre que no se abuse y se haga correctamente, quizás el problema sobre todo aquí en Galicia es la sobreexplotación por parte de los que se dedican a la compraventa; es bien verdad que la producción que se observaba en el monte hace unos años, bajó considerablemente. También las sociedades micológicas que ahora en temporada se montan por todo el país macroexposiciones tratando de exponer el mayor número de especies mostrando setas frescas, enteras y algunas en peligro de extinción, le hacen un flaco favor a la micología.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  9. Mª Angeles e Higorca, muchas gracias, me alegra que os hayan gustado.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Comparto lo del jamón Jorreto!! Últimamente hay un pijoterismo con esto de comer setas que llega a puntos insospechados...
    Las posibilidades fotográficas son mucho mayores sin duda que las gastronómicas, así que porque quedarse en algo tan superficial pudiendo ir mucho más allá, verdad?Otro abrazo para tí

    ResponderEliminar
  11. No Carlos, se que no es tu caso, que para eso te conozco, pero creo sinceramente que se están aprovechando de nosotros, de las asociaciones, y creo que tenemos que cambiar ciertas cosas y adaptarnos a la situación, siempre por el bien de las setas que son lo más importante...
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Esta vorágine recolectora sólo puede hacer daño a la naturaleza, creo que no puede aportar ningún beneficio y más cuando los motivos de la recolección son comerciales o económicos, entonces ya solo se ven las setas en kilos y euros, desgraciadamente. Opino que hay muchas cosas que deberían cambiar, sino en unos años se acabarán las setas, estoy seguro!!
    Gracias por aportar vuestro punto de vista Lourdes y Jesús.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Gracias Xurde!! Creo que al final todo es cuestión de educación y sentido común, aunque vayas a coger unas pocas setas para comer, pero sin ninguna de las dos primeras está presente y el ansia recolectora y micofágica están además presentes, la mezcla puede ser verdaderamente peligrosa para el medio natural...
    Lo peor de todo es que esa mezcla es muy muy frecuente, por desgracia!!
    Otro saludo compañero

    ResponderEliminar
  14. Ojalá fuera así Elvira, pero creo que la cosa va desgraciadamente a peor, qué desastre!!
    Gracias por tu visita y por tus agradables comentarios.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Gracias por dar tu opinión José Ramón!! Y estoy totalmente de acuerdo contigo, aunque hay recolectores particulares que también hacen mucho daño, eso sí, nada en comparación con los comerciales...

    También estoy de acuerdo con tu crítica a las asociaciones, parte de la culpa de todo esto es sin duda nuestra. De que sirve poner 300 especies, de todo tipo, en una exposición cuando el 95% de la gente sólo va buscando ver como es un boletus, un perrechico o un rebozuelo para luego ir ellos a recolectar o el si se come o no se come...

    Yo ya he propuesto varias veces eliminar la información de comestibilidad en las exposiciones, así como eliminar ejemplares pequeños (tipo mycena o menores) que no duran más que un rato y que no son valorados por los visitantes. Creo que exposiciones de menos especies serían también mucho mejor, el interés científico o naturalista no se muestra en el número de especies expuestas en una exposición...
    Sin duda es necesario un cambio en la filosofía de las asociaciones, yo pondré de mi parte para que así sea!!
    Saludos

    ResponderEliminar

¡Bienvenidos a Reflejos de Biodiversidad y muchas gracias por comentar!